¿Qué significa para mí el traslado a “Casa de Colibríes”?

Marilyn Mantilla:
“Significa un propósito y un sentir, algo como un viaje donde tendré oportunidades de seguir creciendo como un ser que se conecta más con la naturaleza, también un viaje referente a la vida por los cambios, amar, respetar el camino y seguir en la lucha de cada día para construir y aprender algo diferente junto a mis compañeras; además como colaboradora de colibrí agradecerle por todo el proceso que me ha y me he permitido vivir en esta casa donde ya no estaré y que los recuerdos instructivos, de los errores que aprendí, nunca se me borren, porque de ahí es donde he crecido humanamente y profesionalmente. Anhelo tener un cambio productivo, satisfactorio, de metas a cumplir y que la paz y la armonía entre todas siga construyéndose, no nos dejarnos caer y batallar con ese camino de subidas y bajadas, poder ver con ojo crítico la infinidad que hay por recorrer”.

Noelia Corrales:
“Tener un espacio propio es un sueño que he tenido desde hace años y me abre las puertas a la expansión, a la innovación y a dejar volar mi creatividad. Para mi la construcción del nuevo local ha significado la re-invensión de Colibrí como empresa, por ello, el traslado es entrar a este nuevo camino lleno de oportunidades y retos. Oportunidades lindas que aprovecharemos al máximo y retos para los cuales tendremos fuerzas y vitalidad para superar. Estoy feliz del trasladarnos y aunque hay tantas limitaciones por las que podría preocuparme (que si tendremos agua, luz, internet, transporte y muchas cosas por las que me preguntan), prefiero ocuparme para crear lo que quiero: Una Nueva Escuela de Español Colibrí”.

Cecilia Flores:
“En una sola palabra, yo le llamaría “reto”. Implica cambios de vida, de rutinas y de actitudes. Tener en espacio propio suena genial, pero también implica muchas responsabilidades. Sabemos que al inicio será duro, cansado y lo más probable es que cometamos errores, pero todo valdrá la pena cuando veamos los frutos de los que todas y cada una de nosotras será responsable. No le tengo miedo a este reto, es más, lo estoy esperando como agua de mayo. Cambiar de aires y de vista, es lo más lindo para cambiar de energías. Sin menospreciar todo lo que dejamos atrás, que en mi caso es una historia más corta que del resto del equipo, me hace feliz pasar a una nueva etapa empresarial, personal y educativa.¡Casa de Colibríes, estamos listas!”

Karla Averruz:
“Para mi, Karla: El traslado a la nueva escuela significa una etapa de cambios y adaptación, que viene acompañado de muchas emociones internas que despiertan ansiedad, curiosidad y un sinnúmero de expectativas vistas desde diferentes ejes, como los cambios de horarios, el clima, el sentir de nuestros clientes, y más”.

Heysel Marín:
“Para mi , significa el comienzo hacia nuevos horizontes que de alguna manera traen consigo nuevos pensamientos sobre mi filosofía de vida. Es un cambio de estilo de vida que me sumerge en un contacto directo con la naturaleza, que pone a prueba mis principios sobre el respeto, el amor, y en especial, mi fuerza de voluntad para trabajar por la protección del medio ambiente, pero que también despierta mis habilidades y capacidades para desarrollar oportunidades de crecimiento y conocimiento en la inmersión ecológica”.

Jana Baltodano:
“La vida esta en constante movimiento, y nosotros con ella. En Colibrí el traslado o mudanza a una nueva locación representa muchas cosas y emociones; para mí, siendo la más nueva en el equipo, representa un cambio más al cual adaptarme, soy muy flexible y me adapto rápido a los cambios; me muevo con la vida. Se que para las demás del equipo es muy diferente, hay emociones fuertes de alegría, nostalgia, incertidumbre de como funcionará todo en la práctica, y sobre todo positivismo sobre la renovación de nuestras energías y labores dentro de este equipo. De la manera en que Jana lo vive, es tener un equipo con el cual contar sin tenerlo cerca, al no tener mucho contacto quizás genera un poco de ansiedad, pero también percibo las cosas de una manera tranquila y serena. Es un cambio que beneficia tanto a la escuela misma como a nuestros clientes y al haber mas ganancias que obstáculos me siento contenta de que funcionará bien”.

Esthercita Castro:
“Me alegra mucho que ya tengamos algo propio; por otra parte se siente como si fuera un cambio de trabajo. Estrenaremos casa y trabajo. Me siento nerviosa y todavía un poco perdida respecto a los nuevos cambios, siento que voy a necesitar tiempo para adaptarme y adueñarme de mi espacio. Poco a poco voy a ir sintiéndome más segura. En fin me siento muy contenta porque el equipo está unido y vamos a tener nuevas energías”.

Mayra Ortega:
“Es una nueva experiencia. Un poco difícil porque como seres humanos los cambios requieren de un proceso de adaptación, pero siempre con el positivismo de que será un lugar mejor con mucha tranquilidad, sabiendo que vamos a un lugar propio y que cada día podemos hacerlo más bonito”.

Diana Iris:
“Movernos de lugar para mí es eso: “movimiento”; evolucionar y transformarme. Para mí este cambio es reescribir mi rutina, cambiar ciertos hábitos, acelerar el ritmo por las mañanas. Ir a “Casa de Colibríes” es una etapa más en mi vida de la que no dudo va a ser una maestra más. Amo la idea que tengamos algo propio, un espacio donde seguir desarrollando destrezas y adquiriendo oros conocimientos”.

Odelba Meza:
Irme de este espacio, que ha sido mi otra casa por tantos años, me hace remembrar todo lo aprendido, lo superado, todas las increíbles personas que dejaron algo lindo en mí y hago un ejercicio de dejar atrás lo que no me ayuda o no me da alegría.
Me llevo estos años de experiencias en el corazón y me voy liviana y con muchas buenas energías al nuevo espacio.
Este nuevo lugar significa nuevos retos y nuevas energías.
Lo recibo con apertura, ilusión y también algunos miedos.

Anuncios

¿Por qué compartir una filosofía?

     La filosofía del bien común es aplicada en diversos contextos y momentos y tiene como base lo compartido por y de beneficio para todos los miembros de una comunidad; pero como toda corriente filosófica no se puede aplicar tal cual en diferentes contextos, sino que se debe adaptar a las realidades y necesidades.

     Tener una filosofía en una empresa no se trata de copiar y pegar corrientes o tendencias; el éxito de esta consiste en que sus colaboradores/as sean parte de un proceso de análisis y discusión para encontrar qué les es más conveniente y realista a la hora de aplicar esa filosofía; porque es precisamente lo más importante: que ésta no se quede solo en papel, sino que pase a formar parte de la vida laboral del equipo.

     La escuela de Español Colibrí pasó ya por ese proceso de búsqueda y análisis, y desde hace un tiempo estamos en la aplicación de cada uno de los ejes que incluimos dentro del bien común en todas las situaciones posibles, no solo dentro del equipo, sino también con nuestros estudiantes; tratándolos con respeto, dándoles libertad en sus decisiones y preferencias, enseñándoles con creatividad y apertura.

     Compartimos esta filosofía aplicada al mundo empresarial no solamente para que nos conozcan como empresa con una política más humana y cercana a sus colaboradoras y sus clientes, sino también porque nos gustaría que más empresas apostaran por sus colaboradores, los trataran con más respeto y humanidad y que estos pasen a ser personas activas dentro de su mundo laboral. Conocemos muy bien los beneficios que provee el trabajar en una cultura basada en el bien común; algunos ejemplos de ellos son la mayor seguridad, autonomía y responsabilidad en toma de decisiones por parte de colaboradores/as, mayor efectividad en la resolución de conflictos internos y muchos otros que sumados dan como resultado empresas exitosas.

Odelba Meza Tinoco
Escuela de Español Colibrí

Servicio de alta calidad e inmersión cultural

     Las grandes empresas califican un servicio de calidad como todos aquellos elementos tangibles o intangibles que hacen posible lograr la satisfacción de las necesidades y expectativas del cliente o, expresado en palabras de J.M. Juran, como “actitud de uso”

     Entre otras opiniones relevantes para Colibrí, tenemos la de nuestro amigo Benjamin Waddell, cliente y amigo de nuestra empresa: “La calidad del servicio como una experiencia única que se califica desde el precio, el ambiente, la aventura, la estabilidad y la seguridad que ofrece un lugar, en especial, cuando logras despreocuparte de lo exterior para enfocarte en tus ocupaciones principales; es un ambiente que te invita a pensar, reflexionar y analizar, además de estar presente en los pequeños detalles que te llevan a disfrutar del lugar”.

     En Colibrí estamos de acuerdo con Benjamin, por ello, la calidad del servicio en nuestra empresa se basa en el cumplimiento de la expectativa del cliente basada en una experiencia vivencial. Cabe mencionar que Colibrí es una empresa gestora de Turismo Educativo y Cultural. La inmersión que se ofrece al estudiante no es un desafío; es un placer que llevamos con orgullo. Nuestra calidad se hace visible desde el usar una canción tradicional de nuestra Nicaragua, el practicar en una actividad para interactuar con la gente que circula por la calle, hasta el probar nuestras frutas de temporada durante un recorrido por la ciudad.

     El transmitir el disfrute de nuestra variedad cultural es casi una obligación como nicaragüense y un placer como instructora. Impartir una clase significa aventurarse en explorar nuestra riqueza histórica, cultural, gastronómica , nuestra tradición, todo desde una clase vivencial con altos niveles de inmersión cultural, por eso, el aprendizaje de nuestro idioma va más allá de sentarse a estudiar frente a una pizarra; es ver a través de nuestra enseñanza cómo es Nicaragua.

     Somos conscientes que la calidad del servicio se basa en la experiencia única que queremos brindar a nuestros clientes.

Escrito por Heysel Marín
Instructora de Español

Creatividad y apertura

La palabra “creatividad” deriva del latín “creare”, la cual está relacionada con “creceré”, lo que significa crecer; por lo tanto la palabra creatividad significa “crear de la nada”.

Para mí hablar de creatividad es hablar acerca de un proceso creativo que nos da la oportunidad de investigar y encontrar habilidades nuevas que antes no conocíamos.

También, tener claro que la creatividad no es solo hacer algo tangible como: ordenar el cuarto, limpiar la casa, la oficina o algún rincón desordenado para que se vea bonito y bien presentado, sino que, parte de la creatividad es hacer lluvia de ideas sobre un proyecto a elaborarse, dar tu opinión, tomar decisiones para enfrentar obstáculos, y ser parte de la solución.

Guiford, un gran sicólogo, destacó las aptitudes características de los individuos creativos: la fluidez, la flexibilidad, la originalidad y el pensamiento divergente.

Considerando lo que dice el Guiford, creo que en cada ser humano existe una creatividad en la que muchos pueden sacar a la luz o pueden guardarse en un pequeño rincón de sus pensamientos por el hecho de sentir miedo al qué dirán o a fracasar; considero que parte de la expresión tiene que ver con la creatividad, ya que fracasar o sentir miedo es parte de un proceso de vida, de los pensamientos, de la capacidad de decir las cosas sin ofender o dañar la integridad de una persona.

Se menciona algo del pensamiento divergente; me gusta esta idea que pocos adquirimos, ya que surge por una motivación, es decir, algo que nos lleva a decir o pensar “yo puedo hacerlo”, que te impulse sin importar cuál será el resultado (siempre tomando el lado bueno). Esto es el principio del bien común que se promueve en Colibrí, formar parte de la solución, la creación de políticas para el bien de sus colaboradoras, y proveedores. Además Colibrí, da el permiso de que nuestras ideas vuelen tan alto y soñar en grande. Cuando nos preguntan ¿Qué quieren hacer? O simplemente ¡Háganlo, ustedes!, por supuesto, siempre tomamos en cuenta el respeto, la tolerancia y la responsabilidad.

La apertura proviene del latín “apertura”, y como concepto se utiliza para designar la acción de abrir algo que está cerrado, también con el sentido de inauguración o comienzo para hacer referencia a la actitud de tolerancia o transigencia hacia la innovación o hacia las ideas ajenas.

Esto está muy relacionado con el concepto de creatividad, sin embargo, en Colibrí, como principio de bien común, la apertura que nos dan es increíble, al menos por mi parte no puedo decir que me siento limitada al querer volar con mis ideas, por ejemplo, como instructora puedo elaborar o diseñar un juego, hacerlo y si funciona, valorar el compartirlo con las otras profesoras para usarlo como herramienta en las clases; otro ejemplo es cuando hacemos los viajes, siempre vamos donde queremos, nosotras mismas nos distribuimos tareas y que todo salga lo más natural posible y por supuesto, con todo el amor y el empeño de querer hacer las cosas con buena voluntad.

Actualmente, como equipo, estamos en la tarea de pensar en nuevas estrategias que beneficien a Colibrí y a nosotras mismas, como parte de un plan empresarial, profesional y personal.

Gracias Colibrí por dejarnos volar y soñar en grande.

Escrito por Marilyn Mantilla
Instructora de Español como Lengua Extranjera

 

Libertad interna y respeto mutuo

     Libertad interna significa tener la facultad de poder decidir, hacer y sentir lo que se piensa, la libertad interna depende del conocimiento de una preparación consciente, pero sobre todo con conocimiento de valores, es decir, a una sensibilidad moral; para la mayoría la libertad significa no tener ataduras ni estar obligado por nadie.

La libertad solo existe cuando hay respeto a la diversidad de ideas y pensamientos, esta se fundamenta en el respeto mutuo, esto significa: respetar el derecho que tienen todas las personas a actuar de acuerdo con su preparación profesional, a su educación familiar, a sus convicciones y a sus principios éticos, respetar sus formas de vida, sus elecciones, acciones, religión, etnia, u orientación política o sexual, especialmente si con eso no ofenden, ni perjudican a nadie. Y del mismo modo, también podemos esperar el mismo respeto a cambio.

     En Colibrí estos dos principios juegan un papel muy importante. Cada colaboradora tiene la libertad de tomar decisiones en su área de trabajo, en la metodología que aplica con sus estudiantes; por supuesto tomamos en cuenta la opinión de los y las estudiantes. Con esto se demuestra que la libertad va de la mano con el respeto mutuo.

     Nuestras ideas son el reflejo más claro de la libertad que poseemos. El pensamiento es el eje fundamental de esa libertad. Por ejemplo, actualmente estamos trabajando con el desarrollo empresarial de la empresa, creando políticas en diferentes ejes para el buen funcionamiento de la misma y de las colaboradoras, tenemos la libertad de decidir y elegir que políticas queremos redactar, escribimos de forma independiente nuestras ideas y en conjunto retroalimentamos la información basándonos en los principios del bien común y en la filosofía de Colibrí, respetamos la esencia y opinión de cada colaboradora.

     En lo personal puedo decir que ha sido un proceso un poco difícil pues, en Nicaragua estamos acostumbrados a trabajar bajo las órdenes y decisiones de nuestros jefes inmediatos, además, muchas veces las ideas u opiniones de los trabajadores no son tomadas en cuenta. Una situación opuesta se practica en la Escuela de Español Colibrí y tal y como dice el blog anterior sobre empoderamiento: Contamos con una líder que nos comunica de forma muy clara cuáles son nuestras funciones y lo que espera de nosotras (…) siempre haciéndonos sentir dueñas de nuestro propio trabajo, se promueve la creatividad, el debate y las decisiones conjuntas, la autonomía, sin olvidar que se confía en nuestro trabajo.

     Te invitamos a leer el siguiente blog sobre el bien común.

Nuestra filosofía del bien común: “EMPODERAMIENTO”

Empoderar significa desarrollar en una persona la confianza y la seguridad en sí misma, en sus capacidades, en su potencial y en la importancia de sus acciones y decisiones para impactar su vida positivamente.

El empoderamiento, también, es la capacidad que tiene una empresa para crear las condiciones que permitan a las personas asumir responsabilidad, de manera que tengan un profundo sentido de protagonismo personal en el trabajo, que participen y que hagan aportaciones valiosas a la organización y que a su vez sean creativas e innovadoras, que asuman riesgos y posiciones de liderazgo.

La escuela de español Colibrí es un lugar donde se pone en práctica esta herramienta lo que permite que tenga algunas características que la distinguen: en primer lugar, muestra confianza hacia las colaboradoras, en segundo lugar, ofrece un clima que posibilita el crecimiento tanto personal como profesional y en tercer lugar, acepta un liderazgo compartido.

A través del empoderamiento laboral, la escuela Colibrí promueve valores como el desarrollo profesional al facilitarnos capacitaciones, y al brindarnos la oportunidad para estudiar.

Promueve la responsabilidad, porque cada una de las colaboradoras somos conscientes de nuestra aportación a la escuela con nuestras labores y funciones.

Se promueve el liderazgo personal desde cada una de nuestras áreas de trabajo.

Se nos brinda confianza cuando se nos permite el poder de la decisión, según la experiencia de nuestro trabajo y se nos da la libertad de realizar nuestro trabajo sin supervisión.

En conclusión, con la ayuda de estos valores las colaboradoras de Colibrí nos sentimos empoderadas de nuestro trabajo, según nuestra propia área.

Y para finalizar con las ideas del bien común, contamos con una líder que nos comunica de forma muy clara cuáles son nuestras funciones y lo que espera de nosotras, planifica reuniones periódicas para evaluar nuestro desempeño siempre haciéndonos sentir dueñas de nuestro propio trabajo, promueve la creatividad, el debate y las decisiones conjuntas, confía en nuestro trabajo, ella es Noelia Corrales.

Te invitamos a continuar leyendo sobre nuestra filosofía del bien común el próximo mes.

Escrito por Mayra Janeth Ortega
Profesora de español
Junio 2017

Estabilidad y dignidad laboral según nuestra filosofía del bien común

     Se entiende por estabilidad la cualidad de estable; el punto de equilibrio ya sea en lo familiar, emocional, económico o también laboral, area en la que aplicando el concepto podríamos decir que: “estabilidad laboral es el derecho que tiene el trabajador de permanecer en su empleo y de no ser despedido sino cuando sobreviniera circunstancias taxativamente determinadas por la ley. El trabajador tiene la posición segura de permanecer en su puesto”.

     Este es un concepto muy bonito y conveniente para los colaboradores pero qué tan beneficioso es para la empresa que el colaborador se sienta tan seguro en su puesto de trabajo. ¿Trabajan arduamente para que la meta de la empresa se cumpla o solo están ahí porque es su derecho permanecer en su puesto de trabajo?, ¿Es conveniente para la empresa tener colaboradores que vean su puesto como individuales y no como un conjunto? Es por ello que se desarrolló que la estabilidad laboral no dependiera solamente de la empresa, sino también del colaborador.

     En Colibrí nuestra filosofía del bien común nos permite ver la estabilidad laboral como una oportunidad de ver la entidad, Escuela de Español Colibrí, como una responsabilidad compartida, es decir que depende de cada una de las integrantes el añadir valores que nos impulsen a trabajar hacia la misma meta. Nos movemos y avanzamos con ella, creamos nuestra propia estabilidad, hacemos que Colibrí avance al ritmo que debe avanzar para ser competente y competitivo ante los cambios que surgen durante el camino.

     Debido a que nosotras creamos nuestra estabilidad Colibrí retribuye nuestro esfuerzo e integración con un nuevo concepto de dignidad laboral. El vernos con equidad de oportunidades, como hablábamos en el articulo anterior, nos hace alcanzar el derecho de ser valoradas y respetadas de la misma forma, también creamos la oportunidad de dignificar nuestros puestos de trabajo con condiciones justas de desempeño no solo porque merecemos ese respeto por derecho, sino a medida de aprecio a nuestra forma de integrarnos en este equipo como entidad propia.

     Reconocemos nuestras labores a un nivel que cualquier empresa lucrativa no haría, como el respeto a nuestra toma de decisiones y autonomía laboral, el respeto a nuestras horas laborales y descansadas cuando se necesite, el hecho de que exista flexibilidad y libertad en la forma de crear y reestructurar nuestros puestos de trabajo. Sin embargo esto no significa que no exista disciplina lo cual lo hace más interesante, ya que estamos conscientes de que de nosotras mismas depende nuestra estadía en esta entidad, por lo tanto damos lo mejor de nosotras para que Colibrí sea excelente y así se vea el fruto de nuestro esfuerzo.

     Somos muy integrales, vemos esto más allá de un puesto de trabajo en el cual no solo esperamos el pago a fin de mes. No lidiamos con un verdugo que estresa cada inicio de mes con una meta competitiva y cuantitativa; tenemos metas y obligaciones que cumplimos porque estamos motivadas a hacerlo, porque nosotras mismas nos impulsamos esas metas y lo hacemos con constante movimiento en la búsqueda del mejoramiento de la calidad, cada una empoderándose en su puesto a un nivel mas competente.

     Sabemos que generalmente en otras empresas no permiten que te movás sin autorización alguna, sin la libertad de aportar tu ritmo al movimiento de la estabilidad de la misma entidad y el hecho que aquí en Colibrí se nos permita, ya la hace una empresa más humana y dignificante.

     Esperen nuestro próximo artículo para continuar hablando sobre la “Filosofía del Bien Común”

Escrito por Jana Esther Baltodano
Responsable Atención al Cliente